martes, 30 de octubre de 2007

domingo, 21 de octubre de 2007


Astarté
Astarté (en fenicio Ashtart) es la asimilación fenicia de una diosa
mesopotámica conocida por los sumerios (religión mesopotámica) como Inanna e Ishtar por los acadios.
Fue llamada Astaroth por los israelitas. Representaba el culto a la madre naturaleza, a la vida y a la fertilidad, así como la exaltación del amor y los placeres carnales. Con el tiempo se tornó en diosa de la guerra y recibía cultos sanguinarios de sus devotos. Se la solía representar desnuda o apenas cubierta con velos, de pie sobre un león.

Astarté se corresponde en la
mitología griega en parte con la diosa Afrodita y en parte con Deméter.

Su nombre suele encontrarse en el Antiguo Testamento en la forma plural Ashtaroth.

Se identifican con Astarté:
Astar: divinidad de Abisinia (actual Etiopía).
Athar: divinidad de la fecundidad y la lluvia en Arabia del sur.
Ishtar: divinidad de Mesopotamia.
Inanna: divinidad sumeria del amor,la naturaleza y la fertilidad.

Todas ellas están identificadas con el
planeta Venus.
Etimologías
De las palabras Astarté, Ishtar, viene la palabra «estrella», el nombre vascuence Itziar, el nombre judío Ester y el nombre inglés Esther.

sábado, 20 de octubre de 2007

E


M


La Mujer Esqueleto
Había hecho algo que su padre no aprobaba, aunque ya nadie recordaba lo que era. Pero su padre la había arrastrado al acantilado y la había arrojado al mar. Allí los peces se comieron su carne y le arrancaron los ojos. Mientras yacía bajo la superficie del mar, su esqueleto daba vueltas y más vueltas en medio de las corrientes.
Un día vino un pescador a pescar, bueno, en realidad, antes venían muchos pescadores a esta bahía. Pero aquel pescador se había alejado mucho del lugar donde vivía y no sabía que los pescadores de la zona procuraban no acercarse por allí, pues decían que en la cala había fantasmas.
El anzuelo del pescador se hundió en el agua y quedó prendido nada menos que en los huesos de la caja torácica de la Mujer Esqueleto. El pescador Pensó: "¡He pescado uno muy gordo! ¡Uno de los más gordos!" Ya estaba calculando mentalmente cuántas personas podrían alimentarse con aquel pez tan grande, cuánto tiempo les duraría y cuánto tiempo él se podría ver libre de la ardua tarea de cazar. Mientras luchaba denodadamente con el enorme peso que colgaba del anzuelo, el mar se convirtió en una agitada espuma que hacía balancear y estremecer el kayak, pues la que se encontraba debajo estaba tratando de desengancharse.
Pero, cuanto más se esforzaba, más se enredaba con el sedal. A pesar de su resistencia, fue inexorablemente arrastrada hacia arriba, remolcada por los huesos de sus propias costillas.
El cazador, que se había vuelto de espaldas para recoger la red, no vio cómo su calva cabeza surgía de entre las olas, no vio las minúsculas criaturas de coral brillando en las órbitas de su cráneo ni los crustáceos adheridos a sus viejos dientes de marfil. Cuando el pescador se volvió de nuevo con la red, todo el cuerpo de la mujer había aflorado a la superficie y estaba colgando del extremo del kayak, prendido por uno de sus largos dientes frontales.
"¡Ay!", gritó el hombre mientras el corazón le caía hasta las rodillas, sus ojos se hundían aterrorizados en la parte posterior de la cabeza y las orejas se le encendían de rojo. "¡Ay!", volvió a gritar, golpeándola con el remo para desengancharla de la proa y remando como un desesperado rumbo a la orilla. Como no se daba cuenta de que la mujer estaba enredada en el sedal, se pegó un susto tremendo al verla de nuevo, pues parecía que ésta se hubiera puesto de puntillas sobre el agua y lo estuviera persiguiendo. Por mucho que zigzagueara con el kayak, ella no se apartaba de su espalda, su aliento se propagaba sobre la superficie del agua en nubes de vapor y sus brazos se agitaban como si quisieran agarrarlo y hundirlo en las profundidades.
"¡Aaaaayy!", gritó el hombre con voz quejumbrosa mientras se acercaba a la orilla. Saltó del kayak con la caña de pescar y echó a correr, pero el cadáver de la Mujer Esqueleto, tan blanco como el coral, lo siguió brincando a su espalda, todavía prendido en el sedal. El hombre corrió sobre las rocas y ella lo siguió.
Corrió sobre la tundra helada y ella lo siguió. Corrió sobre la carne puesta a secar y la hizo pedazos con sus botas de piel de foca.
La mujer lo seguía por todas partes e incluso había agarrado un poco de pescado helado mientras él la arrastraba en pos de sí. Y ahora estaba empezando a comérselo, pues llevaba muchísimo tiempo sin llevarse nada a la boca. Al final, el hombre llegó a su casa de hielo, se introdujo en el túnel y avanzó a gatas hacia el interior. Sollozando y jadeando permaneció tendido en la oscuridad mientras el corazón le latía en el pecho como un gigantesco tambor. Por fin estaba a salvo, sí, a salvo gracias a los dioses, gracias al Cuervo, sí, y a la misericordiosa Sedna, estaba... a salvo... por fin.
Pero, cuando encendió su lámpara de aceite de ballena, la vio allí acurrucada en un rincón sobre el suelo de nieve de su casa, con un talón sobre el hombro, una rodilla en el interior de la caja torácica y un pie sobre el codo. Más tarde el hombre no pudo explicar lo que ocurrió, quizá la luz de la lámpara suavizó las facciones de la mujer o, a lo mejor, fue porque él era un hombre solitario. El caso es que se sintió invadido por una cierta compasión y lentamente alargó sus mugrientas manos y, hablando con dulzura como hubiera podido hablarle una madre a su hijo, empezó a desengancharla del sedal en el que estaba enredada.
"Bueno, bueno." Primero le desenredó los dedos de los pies y después los tobillos. Siguió trabajando hasta bien entrada la noche hasta que, al final, cubrió a la Mujer Esqueleto con unas pieles para que entrara en calor y le colocó los huesos en orden tal como hubieran tenido que estar los de un ser humano.
Buscó su pedernal en el dobladillo de sus pantalones de cuero y utilizó unos cuantos cabellos suyos para encender un poco más de fuego.
De vez en cuando la miraba mientras untaba con aceite la valiosa madera de su caña de pescar y enrollaba el sedal de tripa. Y ella, envuelta en las pieles, no se atrevía a decir ni una sola palabra, pues temía que aquel cazador la sacara de allí, la arrojara a las rocas de abajo y le rompiera todos los huesos en pedazos.
El hombre sintió que le entraba sueño, se deslizó bajo las pieles de dormir y enseguida empezó a soñar. A veces, cuando los seres humanos duermen, se les escapa una lágrima de los ojos. No sabemos qué clase de sueño lo provoca, pero sabemos que tiene que ser un sueño triste o nostálgico. Y eso fue lo que le ocurrió al hombre.
La Mujer Esqueleto vio el brillo de la lágrima bajo el resplandor del fuego y, de repente, le entró mucha sed. Se acercó a rastras al hombre dormido entre un crujir de huesos y acercó la boca a la lágrima. La solitaria lágrima fue como un río y ella bebió, bebió y bebió hasta que consiguió saciar su sed de muchos años.
Después, mientras permanecía tendida al lado del hombre, introdujo la mano en el interior del hombre dormido y le sacó el corazón, el que palpitaba tan fuerte como un tambor. Se incorporó y empezó a golpearlo por ambos lados: ¡Pom, Pom!.... ¡Pom, Pom!
Mientras lo golpeaba, se puso a cantar "¡Carne, carne, carne! ¡Carne, carne, carne! ". Y, cuanto más cantaba, tanto más se le llenaba el cuerpo de carne. Pidió cantando que le saliera el cabello y unos buenos ojos y unas rollizas manos. Pidió cantando la hendidura de la entrepierna, y unos pechos lo bastante largos como para envolver y dar calor y todas las cosas que necesita una mujer.
Y, cuando terminó, pidió cantando que desapareciera la ropa del hombre dormido y se deslizó a su lado en la cama, piel contra piel.
Devolvió el gran tambor, el corazón, a su cuerpo y así fue como ambos se despertaron, abrazados el uno al otro, enredados el uno en el otro después de, pasar la noche juntos, pero ahora de otra manera, de una manera buena y perdurable.
La gente que no recuerda la razón de su mala suerte dice que la mujer y el pescador se fueron y, a partir de entonces, las criaturas que ella había conocido durante su vida bajo el agua, se encargaron de proporcionarles siempre el alimento. La gente dice que es verdad y que eso es todo lo que se sabe.
"Mujeres Que Corren Con Los Lobos"
Clarissa Pinkola Estés

Fuente: http://gentemaravillosa.blogspot.com/2006/12/la-mujer-esqueleto.html



Jano
En la
mitología romana Jano (en latín Janus) es un dios que tenía dos caras mirando hacia ambos lados de su perfil,padre de Fontus. Jano era el dios de las puertas, los comienzos y los finales. Por eso le fue consagrado el primer mes del año (que en español pasó del latín Ianuarius a Janeiro y Janero y de ahí derivó a Enero).


Su representación habitual es bifronte, esto es, con las dos caras mirando en sentidos opuestos. Es el dios de los cambios y las transiciones, de los momentos en los que se traspasa el umbral que separa el pasado y el futuro. Su protección, por tanto, se extiende hacia aquellos que desean variar el orden de las cosas. Se le honraba cada vez que se iniciaba un proyecto nuevo, nacía un bebé o se contraía matrimonio.


Su principal templo en el Foro Romano tenía puertas que daban al este y al oeste, hacia el principio y el final del día, y entre ellas se situaba su estatua, con dos caras, cada una mirando en sentidos opuestos. En todos los hogares se le dirigía la plegaria matutina, y en toda tarea doméstica se buscaba su asistencia. Como dios de los comienzos, se lo invocaba públicamente el primer día de enero (Ianuarius), el mes que derivó de su nombre porque inicia el nuevo año. Se lo invocaba también al comenzar una guerra, y mientras ésta durara, las puertas de su templo permanecían siempre abiertas; cuando Roma estaba en paz, las puertas se cerraban. Jano no tiene equivalente en la mitología griega.


Al igual que Prometeo, Jano es una suerte de héroe cultural, ya que se le atribuye entre otras cosas la invención del dinero, las leyes y la agricultura, según los romanos este dios aseguraba buenos finales.

LA CONJURA DE LOS NECIOS (John Kennedy Toole)

La conciencia de vivir en una época que no te corresponde.
Entre unas gentes que no te corresponden.
Amorfos (sin geometría).
Profanos (sin teología).
Anormales empeñados en imitar las normas de quienes previamente los excluyeron.
Ellos, que te empujaron con sus vetos al ocio forzado, te reprochan ahora tu vida de ocioso y esperan les vendas tu dignidad a cambio de recuperar tu puesto en la cadena de montaje existencial.
Te ofrecen un puesto junto a los otros desechos, pero antes debes prestarte a la iniciación del novato.
¿Quién te crees que eres?
Es la pregunta que una y otra vez te formulan, sorprendidos por tu negativa.
Tu actitud les crispa y envuelven su inquietud creciente con burlas. Pero el paquete resultante siempre tendrá más de paquete-bomba que de artículo de broma.
Nadie les irrita como tú.
Eso quizás indique algo.

Fuente:
http://www.shadowline1.com/lineadesombra/ignatius.htm
Fue después una sacerdotisa la que le pidió: "Háblanos de la plegaria"
A lo que él contestó:
Oráis en vuestra pena y en vuestra necesidad, ¡deberíais también hacerlo en la plenitud de vuestra alegría y en vuestros días de abundancia!

"El Profeta" Khalil Gibrán

“…habría que imponer un régimen de fuerza en este país para impedir que se destruya a sí mismo. Los EE.UU. necesitan teología y geometría, necesitan de buen gusto y decencia. Sospecho que estamos tambaleándonos al borde del abismo.”

IGNATIUS J. REILLY, “La conjura de los necios” de John Kennedy Toole

Fuente:
http://lalectoraprovisoria.wordpress.com/2007/03/14/la-teologia-y-geometria-de-john-kennedy-toole/
"La Bioenergética está más allá de la ciencia, así como la propia vida y el universo están más allá de la ciencia. La ciencia puede ver apenas algunos aspectos de la vida: sus aspectos mecánicos. Por ejemplo, no existe ningún instrumento científico, no existe nada en la medicina, que nos permita medir cuánto amor una persona posee. Eso no existe. Los científicos, los médicos ni siquiera entienden lo que es el amor. No hay nada en la ciencia que nos diga lo que el sol hace por el alma humana. El error de Reich fue no quedarse profundamente conectado con los problemas humanos básicos, con las necesidades humanas. Lo que falla en esta cultura y hace que sea tan difícil hacer terapia hoy, es que las personas están separadas de los sentimientos de su propio cuerpo, separadas de sus sentimientos de la tierra, separadas del universo. Estamos tan ocupados haciendo, haciendo cosas, haciendo dinero, viviendo rápidamente, que estamos fuera de contacto con la realidad, con la realidad de la propia vida, que es la realidad de lo que nosotros sentimos. Y cuando paramos de sentir paramos de vivir. Si paramos de sentir, no hay amor en nosotros, estamos en nuestra cabeza."

ALEXANDER LOWEN

Fuente:
http://www.clinicabioenergetica.com/recursos/articulos/entrevista%20lowen.doc

miércoles, 17 de octubre de 2007

"Es como si vivieras y murieras muchas veces. A veces parecería como si la lección central para aprender fuera: dejar continuamente todo tipo de identidades rígidas. La historia personal podría ser tu mayor peligro."

El Cuerpo del Chaman, Arnold Mindell


Fuente: http://www.wutan.net/Tao.html

9


Fuente: http://www.tecnicalexander.eu/escuela/escuela_cont.htm#Anchor-47857
El Modelo Benziger no fue creado en un vacío. Simplemente se trata de un paso evolutivo más en la larga tradición de modelos interrelacionados que buscan explicar el pensamiento humano consciente y la toma de decisiones.1 Dos de los principales modelos de esta tradición histórica son la “Rueda de la medicina de los aborígenes americanos” (“Native American Medicine Wheel”), que tiene miles de y el modelo de las cuatro funciones de Carl Gustav Jung, desarrollado por este último entre 1920 y 1930 para explicar de qué manera las personas obtienen, valoran y procesan la información.

Algo interesante para destacar es que estos dos modelos de cuatro modos, desarrollados no sólo en distintos siglos sino también en distintos continentes, son muy similares. El “Búfalo” de los indios, tan frío e insensible pero sabio, es muy similar al tipo de “Pensamiento” frío y analítico de Jung. La introspección del “Oso” es como el hábito del tipo de “Sensación” de mirar dentro de sí mismo para ver cómo hizo algo antes y/o qué “resultó bien” antes. El inocente y confiado “Ratón” ofrece una perspectiva del tipo siempre esperanzado del “Sentimiento”. Y la buena visión del “Águila” a la distancia es una descripción adecuada para muchos “Intuitivos”. Además, ambos modelos incluyen información que nos cuenta cómo nace cada persona con una preferencia natural, pero que a lo largo de toda la vida crecerá la capacidad de utilizar sus funciones no preferidas o funciones “sombra”.

Fuente: http://dominanciacerebral.blogspot.com/2007/01/resumen-de-modelos-que-explican-la.html

lunes, 15 de octubre de 2007

8




"Cuando llega al mundo
el hombre es flexible y sin fuerza.
Más cuando muere,
queda duro y rígido.
Los rosales y los grandes árboles
mientras aún son pequeños
se doblan y son frágiles.
Y cuando mueren
se han vuelto secos y quebradizos.
Y es que la fuerza y dureza
son camaradas de la muerte.
Docilidad y dulzura
son los amigos de la vida.
La fuerza en definitiva,
no ha conquistado nunca nada".

Lao-Tse
"Todo instante es dorado para quien tiene la visión de reconocerlo como tal."

Henry Miller

Fuente:
http://neurona-salvaje.blogspot.com/2006/08/la-visin-dorada.html
...Terapeuta,
Terapeuta,
y los locos van de cerca...

...Terapeuta,
Terapeuta,
y los locos van de cerca...


Mattai
...Que deben ser las palabras dulces y suaves,
no sea que un día,
te las tragues...

AU-D

Fueron Galileo y no Neron, Pasteur y no Napoleon, quienes sentaron las bases de la tecnica moderna, combatieron las epidemias; quienes exploraron la mente; quienes, en otras palabras, dieron un fundamento solido a nuestra existencia. Los otros nunca hicieron otra cosa que abusar de las realizaciones de los grandes hombres para destruir la vida.

Wilhelm Reich

Luz - Ventosa


miércoles, 10 de octubre de 2007

(haga click)

INTELIGENCIAS MULTIPLES HOWARD GARDNER
¡PIU AVANTI!

No te des por vencido, ni aun vencido,
no te sientas esclavo, ni aun esclavo;
trémulo de pavor, piénsate bravo,
y arremete feroz, ya mal herido.

Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;
no la cobarde estupidez del pavo
que amaina su plumaje al primer ruido.

Procede como Dios que nunca llora;
o como Lucifer, que nunca reza;
o como el robledal, cuya grandeza
necesita del agua y no la implora...

Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo, tu cabeza!

Almafuerte

El espíritu, el ánimo, la forma de ser.




7


EL SILBO DEL DALE

Dale al aspa, molino,
hasta nevar el trigo.

Dale a la piedra, agua,
hasta ponerla mansa.

Dale al molino, aire,
hasta lo inacabable.

Dale al aire, cabrero,
hasta que silbe tierno.

Dale al cabrero, monte,
hasta dejarle inmóvil.

Dale al monte, lucero,
hasta que se haga cielo.

Dale, Dios, a mi alma,
hasta perfeccionarla.

Dale que dale, dale
molino, piedra, aire,
cabrero, monte, astro;
dale que dale largo.

Dale que dale, Dios,
¡ay!,
hasta la perfección.


MIGUEL HERNANDEZ
LOS CUATRO ACUERDOS DE LA SABIDURÍA TOLTECA
Dr. Miguel Ruiz

1. No supongas.
No des nada por supuesto. Si tienes duda, aclárala. Si sospechas, pregunta. Suponer te hace inventar historias increíbles que sólo envenenan tu alma y que NO TIENEN FUNDAMENTO.

2.- Honra tus palabras.
Lo que sale de tu boca es lo que eres tú. Si no honras tus palabras, no te estás honrando a ti mismo; si no te honras a ti mismo, no te amas.Honrar tus palabras es honrarte a ti mismo, es ser coherente con lo que piensas y con lo que haces. Eres auténtico y te hace respetable ante los demás y ante ti mismo.

3. Haz siempre lo mejor que puedas.
Si siempre haces lo mejor que puedes, nunca podrás recriminarte nada o arrepentirte de nada

4.- No te tomes NADA personal.
Ni la peor ofensa. Ni el peor desaire. Ni la más grave herida, debes tomarlo personal. Quien te ofende tiene un veneno que descarga contra ti, por no saber cómo deshacerse de él. En la medida que alguien te quiere lastimar, en esa medida ese alguien se lastima a sí mismo. Pero el problema es de Él y no tuyo.

Según la tradición Tolteca, poniendo en práctica estos 4 acuerdos tu vida puede cambiar, siempre y cuando seas impecable con ello.

Fuente: http://www.solocrecer.com/

Recinto Calentura


Los siete principios de Da Vinci son:

Curiosità: tomarse la vida con una insaciable curiosidad y buscar implacablemente el aprendizaje continuo.

Dimostrazione: el compromiso de contrastar el conocimiento con la experiencia, la persistencia y la voluntad de aprender de los errores.

Sensazione: el continuo refinamiento de los sentidos, especialmente la vista, como modo de vivificar la experiencia.

Sfumato (literalmente «esfumarse»): el deseo de abrazar la ambigüedad, la paradoja, la incertidumbre.

Arte / Scienza: el desarrollo del equilibrio entre la ciencia y el arte, entre la lógica y la imaginación. «El cerebro íntegro» en acción.

Corporalità: el cultivo de la gracia, lo ambidiestro, la salud, el equilibrio.

Connessione: el reconocimiento y el aprecio por la interconexión de todas las cosas y los fenómenos. Los sistemas piensan.

Michael J. Gelb

Pista


por amor al arte for the sake of it
¿habrase visto?
Dije que el alma no es superior al cuerpo,

Y dije que el cuerpo no es superior al
alma,

Y nada, ni Dios siquiera, es más
grande para uno que lo que uno
mismo es,

Y quien camina una cuadra sin amar al
prójimo camina amortajado hacia su
propio funeral,

Y yo o tú podemos comprar la flor y
nata de la Tierra, sin un céntimo en el
bolsillo,

Y mirar con un solo ojo o mostrar un
grano en su vaina desconcierta las
enseñanzas de todos los tiempos,

Y no hay oficio ni empleo en el que un
joven no pueda convertirse en héroe,

Y el objeto más delicado puede servir
de eje al universo,

Y digo a cualquier hombre o mujer:
Que tu alma se alce tranquila y
serena ante un millón de universos.

Walt Whitman